club-mba.com

Informe PISA 2013: España sufre un estancamiento educativo

Informe PISA 2013: España sufre un estancamiento educativo
Diciembre 04
00:44 2013

Los resultados del informe PISA indican que España “ni mejora ni empeora” en el rendimiento escolar de los alumnos de 15 años  cuya media sigue por debajo de otros países europeos.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE)  publicó  el día 2 de diciembre el Informe PISA. Este estudio trianual recopila datos y estadísticas sobre el sistema educativo del mundo desarrollado.  En esta última prueba han participado 295.416 jóvenes de 67 países y los resultados han puesto en boca de muchos el debate sobre el sistema de enseñanza actual.

Las conclusiones generales indican que España sufre un estancamiento en el rendimiento escolar en educación obligatoria y que su posición en comprensión lectora, matemáticas y ciencias queda por debajo de la media de los países desarrollados.

Los resultados en España

En matemáticas los alumnos españoles han tenido de media 484, por debajo de la media de la OCDE, de 494 puntos. Los resultados colocan a nuestro país en el puesto 33 de la lista. Los estudiantes asiáticos destacan sobre el resto. Shanghái, con 613 puntos, Singapur (573), Hong Kong (561), Taipéi (560) y Corea del Sur (554) lideran. Sin embargo, Finlandia, que  muchos consideran puntera en Europa en lo referente a su sistema educativo, sufre un sorprendente descenso en sus resultados y pasa de ocupar los primeros puestos de la lista para bajar al número 12.

En España, tanto el porcentaje de población con estudios con orientación general como el porcentaje de la formación profesional son bajos en comparación con el resto de países analizados. Según los datos el fracaso escolar y la no continuidad en estudios de orientación general pueden ser las causas de este efecto.

A pesar de los avances de la última década, España se encuentra entre aquellos países con mayor población que no alcanza un nivel de estudios superior a la primera etapa de Educación Secundaria (un 46% de la población adulta), hecho que difiere significativamente de la media de la UE21 (24%) y de la OCDE (25%).

No todos los resultados son negativos para España: en lectura obtiene 488 (en 2009 fue 481) frente a una media OCDE de 496. En ciencias 496 (en 2009 fue 488) frente a los 501 del promedio. Pese a las mejorías constatables persiste el hecho de que está por debajo de la media total de países evaluados.

Cuadro con la evolución de los resultados globales para España en las tres competencias de PISA 

Pablo Zoido, analista de la OCDE que ha presentado los datos en rueda de prensa, concluye que los resultados de nuestro país permanecen “estables a lo largo del tiempo en las tres materias evaluadas“. En cuanto a las Matemáticas, destreza en la que se centra en esta ocasión el examen (en cada edición va rotando la destreza principal de estudio), los alumnos españoles no han sufrido cambios significativos en sus resultados entre 2003 y 2012.

A favor y en contra

Existen diferentes enfoques sobre la interpretación de los resultados. En España conviven dos polos opuestos que emplean las cifras para tratar de definir su propia realidad de la situación. Mientras una vertiente observa los resultados obtenidos y defiende la necesidad de un cambio en el sistema educativo, otros manifiestan que las estadísticas tienen un margen de error de unos cien puntos que posiciona a España dentro de la media obtenida por el OCDE.

Según Mario Bereda, Secretario de Estado de Educación y Formación Profesional de España, la diferencia se encuentra dentro de cada centro, factores como la motivación del alumno, la calidad de la enseñanza que da un profesor concreto y el ambiente de trabajo. Las diferencias de resultados entre alumnos dependen en un 4% de la comunidad donde se viva y en un 20% del centro en el que se estudie (hasta un 41% de media en la OCDE). Es decir, que las mayores distancias se dan dentro de cada recinto de enseñanza.

El Informe PISA además destaca que el gasto no es tan relevante para la obtención de buenos resultados, sino que más bien importa la idea en que se invierte. Por ejemplo Estados Unidos gasta más dinero en educación que Finlandia pero obtiene peores resultados.  El que sí es un gran condicionante, según PISA, es el nivel socioeconómico y cultural de los alumnos y de los centros. La diferencia media entre los alumnos que tienen en casa menos de 10 libros y más de 500 es de 124 puntos en España y de 126 para toda la OCDE.

Existen también opiniones completamente en contra del informe que aseguran que no está bien enfocado en cuanto a selección de preguntas o fórmulas estadísticas utilizadas.  Según estos detractores el estudio realizado no permite evaluar y comparar los resultados de los sistemas educativos de todo el mundo de tal manera que se pueda saber el impacto de sus políticas y guiar decisiones futuras.

Harvey Goldestein, profesor de Estadística Social de la Universidad de Bristol declara: “Existe una literatura académica creciente que dice que se trata de unos resultados simplificados de lo que pretende ser el rendimiento en lectura, matemáticas y ciencias. Hay investigaciones que demuestran que los países no pueden ser clasificados de manera inequívoca a lo largo de una única escala”. Acrecienta la necesidad de entender cada realidad socio-histórica por sí misma, pues una solución para un país puede no serla para otro.

La investigadora del Centro de Estudios Independientes, de Australia, Jennifer Buckingham, explica: “Es problemático juzgar la calidad de un sistema educativo diverso y complicado con una sola evaluación, no importa lo buena que sea. PISA y TIMSS [una prueba de matemáticas y ciencias en primaria] están bien diseñadas y bien implementadas, y proporcionan datos sólidos sobre las habilidades y conocimientos, pero es mucho lo que PISA no evalúa“.

Por su parte, los responsables del estudio afirman: “Cada encuesta PISA incluye unas siete horas de material de prueba. Después, cada estudiante hace una prueba de dos horas con una combinación de los materiales, diferente para cada estudiante”. Además aseguran que cada año se revisan las preguntas para evitar aquellas que tengan una inclinación lingüística o cultural que pueda condicionar los resultados.

La OCDE y su perspectiva

La OCDE defiende que el informe  trata de ofrecer una visión de las destrezas en competencia de materias básicas como son las matemáticas, la lectura o las ciencias. Los resultados distan mucho de ser precisos pero abren una ventana a la realidad educativa actual en países desarrollados. Según sus responsables la finalidad de los datos no es medir el conocimiento, sino “tratar de describir las capacidades de los individuos para razonar matemáticamente y utilizar conceptos, procedimientos, datos y herramientas matemáticas para explicar y predecir fenómenos”.

Sin embargo en el mes de abril de 2012 el embajador estadounidense Richard A. Boucher, secretario general adjunto de la OCDE sorprendió a los asistentes a un seminario sobre la primavera árabe, organizado en Marsella por la Asamblea Parlamentaria de la OTAN, con una declaración insólita: “Nadie quiere ser hoy como España. España solo vale para el flamenco y el vino tinto”.

El dilema de la imparcialidad

Según los detractores de la OCDE estas palabras suponen un golpe a la objetividad del mismo. Habrá quien crea más y quien crea menos en el informe. Múltiples discusiones  al respecto dominarán las tertulias de actualidad en los próximos días y pondrán de nuevo sobre la mesa el tema de la educación.

El Informe PISA, después de 13 años y cinco ediciones, aparece de nuevo para convertirse en vox populi. El documento ofrece datos y resultados que se usarán durante un tiempo para sacar conclusiones y personalidades conocidas o eminentes las emplearán para fundamentar sus planteamientos. La realidad no es tangible a partir de sólo palabras, pues esta existirá aunque desaparezcan, se callen o no paren de hablar.

Y la realidad es que parece ser que la educación española tiene mucho que mejorar, pero indudablemente seguir aprendiendo es el camino.

fuentes: El País, El Mundo, Informe, Panoramas de la educación Indicadores de la OCDE 2013, Informe Pisa 2012, RTVE, 20 Minutos.

The following two tabs change content below.

Luis Gude

Luis Gude cursa un Grado en Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. Colabora en diferentes medios y plataformas entre los que destaca el magazine de humor Criaturas 2.0 de Inforadio.

2 Comments

  1. Jaime Barros
    Jaime Barros Diciembre 12, 04:03

    Curioso es que ningún comentarista del informe PISA se haya referido a la relevancia de la calidad de los profesores en cuanto al resultado de la maduración de los alumnos de 15 años. En países como Cuba se partió de mucho más atrás promoviendo a la docencia, en forma sostenida por años, a los mejores egresados de la enseñanza secundaria. Por razones diversas Cuba no fue incluida en la prueba PISA pero la sorpresa va a ser grande cuando la incluyan

    Reply to this comment
    • jorgeF
      jorgeF Enero 14, 00:20

      Creo sin duda que Cuba tiene el mejor sistema educacional de Americalatina, no se por qué Cuba no fue incluida

      Reply to this comment

Write a Comment

*


Síguenos en las Redes Sociales

FORO - Mensajes recientes

COMPRA ONLINE NUESTROS PRODUCTOS

Encuesta

¿En qué área de gustaría trabajar al finalizar el MBA?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies