club-mba.com

10 estrategias que los que aprenden rápido usan para captarlo todo

10 estrategias que los que aprenden rápido usan para captarlo todo
junio 03
13:34 2014

Aprender es una habilidad en si misma. Necesitamos ser buenos en ello, ya que las herramientas que usamos en nuestro trabajo cambian continuamente. Vivimos un momento de adaptación continua que requiere un reciclaje progresivo sobre la marcha.

Reunimos en este artículo las mejores respuestas de profesionales experimentados a la pregunta: ¿Qué estrategias de aprendizaje siguen las personas que aprenden rápido?

Hemos destacado algunas de las mejores ideas para optimizar el proceso de aprendizaje, junto con las últimas investigaciones sobre productividad.

Para entender un problema, pregunta “por qué” 5 veces.

En “The Lean Startup”, el autor Eric Ries ofrece la técnica de los “Cinco Por Qués” para llegar a la raíz de un asunto. La idea es llegar a la causa oculta bajo el problema superficial – uno que, frecuentemente es un error más humano que técnico.

Para ver esta estrategia en acción, miremos a este ejemplo hipotético de startup:

  1. Una actualización desactivó una función para los consumidores. ¿Por qué? Porque un servidor particular falló.
  2. ¿Por qué falló el servidor? Porque un subproceso oculto se usó de forma incorrecta.
  3. ¿Por qué se usó de forma incorrecta? El ingeniero que lo usó no sabía como usarlo correctamente.
  4. ¿Por qué no se usó correctamente? Porque la persona nunca fue entrenada para ello.
  5. ¿Por qué no estaba entrenado? Porque su manager no creía en entrenar a nuevos ingenieros porque él y su equipo están “demasiado ocupados”.

Profundizando cinco veces, declara Ries que podemos ver cómo una “falta puramente técnica ha resultado ser un realmente un problema de gestión humano”

Mantén una actitud positiva

Preocupandote por creer que no vas a ser capaz de aprender algo es una pobre inversión de tu energía mental, defiende la profesora de HBS Alison Wood Brooks.

“La ansiedad te impide explorar soluciones reales y los realmente pensados patrones que van a llevar a las respuestas” declara. Pero cuando te sientes bien sobre lo que podría pasar, entras en una mentalidad orientada a las oportunidades. “Piensas en todas las cosas buenas que pueden ocurrir. Estás más predispuesto a tomar decisiones y realizar acciones que llevarán que esa situación sea más probable.”

No solo aprendas sobre ello, practícalo

“No puedes aprender golf de un libro. Necesitas balancear un palo hacia una pelota,” afirma Mark Harrison, jefe de tecnología en la compañía financiera británica FundingKnight. “No puedes aprender Ruby on Rails de un libro, necesitas encajar una web.”

Encuentra un experto, y pregúntale sobre sus experiencias

Si tratas de aprender una materia, habla con un experto que pueda explicara. Invítalos a comer y pregúntales todo sobre su obra y logros. Tim Ferriss, autor de “The 4-Hour Workweek” es un maestro en esto. En cualquier momento que esté intentando aprender un deporte, buscará al especialista más cercano, planeará una entrevista y entonces le interrogará sobre la técnica.

Consigue un compañero

Encuentra a otra persona que esté tratando de mejorar la misma habilidad que tú — ya sea escalada, chelo, o cocina francesa — y experimenta el proceso de aprendizaje con ella. Establece horarios regulares para comprobar vuestro progreso, tanto en persona como via Skype, recomienda Harrison.

Cuando no entiendas algo, dilo

Otro consejo por parte de Harrison: Cuando no entiendas algo en una reunión, da un paso al frente, levanta la mano y pregunta, “Lo siento, ¿podrías explicar porqué?” La gente estúpida pensará que es estúpida, dice él, pero la gente lista admirará la curiosidad.

Tal y como Mortimer Adler aconseja en “How to Read a Book”, aprender es una cuestión de estar al tanto de cuando estás perplejo, y entonces avanzar en esa perplejidad.

Repite, Repite, Repite

No es toda esa práctica lo que lleva a la perfección; simplemente hace que los actos sean más rápidos. Esto se debe a que cuando realizas algo una vez y otra – recuerda como recitabas el alfabeto cuando eras niño – fortaleces lazos entre las células cerebrales.

“La repetición lleva al acondicionamiento sináptico”, comparte Hwang Min Hae, estudiante de medicina en Australia. “El cerebro es plástico, y permite al camino neuronal disparar a un ritmo más rápido que antes. Eso es por lo que la repetición durante un periodo prolongado de tiempo genera una llamada instantánea – eso es por lo que puedes recitar el ABC y el 123. Intenta decir el abecedario del revés, y tendrás una mayor dificultad que haciéndolo hacia adelante.”

No lo escribas simplemente; dibújalo

Dan Roam ha escrito dos libros sobre pensamiento visual, “La clave es la servilleta” y “Blah Blah Blah”. El también realiza consultas para empresas como Google, eBay, General Electric y Wal-Mart. Le llaman para ayudar a explorar los “aspectos del conocimiento que no pueden expresarse mediante palabras”.

Las palabras y las imágenes se complementan

“A veces la mejor aproximación a resolver un problema y generar ideas involucra una combinación de imágenes y palabras,” afirma. “Cuando añades imágenes, añades capas y dimensiones de pensamiento que son casi imposibles de alcanzar con solo las palabras … Es una forma de desmontar tu idea manteniéndola en un estado fluido”.

Puedes hacerlo con un “mapa mental”, o diagrama, que visualmente delinee ideas interrelacionadas.

Aprende las cosas difíciles al principio del día

La determinación es finita según reflejan algunos estudios. Tenemos mucha al inicio del día, pero se ve consumida mientras que tomamos decisiones y resistimos tentaciones. (Por esto ir de compras es tan extenuante). Así que si estás aprendiendo una lengua, o a tocar un instrumento, o algo aparte que es bastante complejo, establécelo al inicio del día, ya que tienes la mayor energía mental en ese momento.

Usa la regla del 80/20

La regla del 80/20 establece que el 80% del valor que obtienes procede del 20% de tu trabajo. En los negocios, el 20% de las actividades producen el 80% de los resultados que persigues. Los que aprenden rápido aplican la misma lógica a sus áreas de investigación.

Stefan Jerome, un estudiante en la Universidad de Leicester en Inglaterra, proporciona un ejemplo:

Cuando miro a un libro, por ejemplo, ojeo la página de contenidos y hago una lista del 1 al 5 siendo 1 el capítulo con el material más relevante. Cuando veo un vídeo instructivo, a veces avanzo hasta el medio donde la acción o técnica es demostrada, entonces retrocedo para obtener el contexto y las bases.

Esto funciona, afirma él, ya que el principio de la mayoría de vídeos están colmados de exposición, y la mayoría de libros son extendidos con relleno para cumplir con los requisitos de longitud. Así que con un poco de astucia, puedes extraer la mayoría del conocimiento de esos recursos invirtiendo una fracción del tiempo.

Fuente: BusinessInsider
Imagen de Flickr por Patrick Wilken

The following two tabs change content below.

Juan Luis Rey

Juan Luis es licenciado en Matemáticas por la Universidad de Granada donde también obtuvo un Master en Educación. Actualmente trabaja como analista en el área de Risk Management dentro de Accenture Management Consulting.

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

*


Síguenos en las Redes Sociales

COMPRA ONLINE NUESTROS PRODUCTOS

Encuesta

¿En qué área de gustaría trabajar al finalizar el MBA?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies