club-mba.com

Blog

El Doctorado Reutilizado

El Doctorado Reutilizado
mayo 08
00:49 2014

Cada domingo por las tardes, un grupo de jóvenes se reúne en una cafetería en el barrio del Upper West Side en Manhattan. Todos ellos tienen en común un par de cosas. En primer lugar, todos han pasado años de dificultades económicas. Una de las jóvenes comenta “estaba agotada de subsistir con $ 9,000 al año.” Cualquiera que escuchase afirmaciones de este tipo probablemente se quedaría muy sorprendido al averiguar el otro aspecto que estos jóvenes tienen en común: curriculums académicos formidables.

Sentados a la mesa están un historiador, un sociólogo, un lingüista y una docena de otros estudiosos. La mayoría tienen un doctorado o están a punto de terminar. A pesar de haber trabajado muchísimo durante el doctorado, casi ninguno ha llegado al destino prometido de un puesto de profesor permanente (el llamado tenure-track en EE.UU). Todos ellos forman parte ahora de un grupo llamado Versatile Ph.D (Doctorado Versátil) para apoyar su búsqueda de opciones de trabajo fuera de la universidad.

Después de una ronda de presentaciones, los participantes se dividen en grupos para intercambiar experiencias y consejos. Un hombre de 32 años, que había estudiado religión e historia antigua en Princeton lleva una camiseta con el nombre de la empresa donde trabaja, una página web sobre temas de banca. El historiador, que ahora es profesor en un instituto privado de élite, aconseja a un reciente doctorado en estudios americanos sobre cómo venderse y dónde encontrar ofertas. Ese joven Ph.D, Adam Capitanio, que se había graduado en 2012, había buscado un puesto en la universidad durante tres años, centrando su búsqueda en la costa este. Había mandado su currículo a por lo menos 60 puestos de trabajo, y no le habían llamado para ni una sola entrevista. Ahora trabaja en una editorial académica, tratando de idear un plan a largo plazo. “Las cosas eran un poco desesperadas antes de que tuviera ese trabajo”, dice. “Esto me da cierta flexibilidad para averiguar lo que realmente me gustaría hacer.”

La experiencia del Dr. Capitanio es, desafortunadamente, bastante común. Según una encuesta del 2011 de la National Science Foundation, el 35% de los graduados de doctorado – y el 43% de graduados de doctorado en humanidades – no tenían empleo en el momento de finalizar sus estudios. Menos de la mitad de los Ph.D consiguen un puesto permanente en la universidad. Y muchos optan voluntariamente por otro camino porque quieren salarios más altos o un compromiso más directo con el mundo que las universidades parecen permitir.

A pesar de las dificultades, en los últimos años ha habido un aumento en los esfuerzos para ayudar a que los graduados de Ph.D consigan empleos gratificantes fuera de la universidad. Incluso se está replanteando el propósito de la educación doctoral. “El problema en sí no es un tema nuevo”, explica Debra Stewart, presidenta del Consejo de Escuelas de Postgrado. “La respuesta, sin embargo, si es sin lugar a dudas nueva.”

Además de Nueva York, grupos parecidos a Versatile Ph.D se han formado en al menos otras siete ciudades de Estados Unidos, entre ellas Filadelfia, Chicago y Los Ángeles. Recursos en Internet ayudan a graduados de Ph.D a escribir currículos en los que puedan vender sus habilidades a organizaciones no académicas. Y los ex-académicos pueden encontrar almas gemelas en los blogs como “Crónicas de un académico en Recuperación”.

El espíritu de cambio ha comenzado a echar raíces incluso dentro de la torre de marfil. La Universidad de California en Berkeley, albergó una conferencia con el título “Más allá de la Universidad“ en la primavera del 2013. Los ponentes eran graduados de Ph.D que han tenido éxito en otros ámbitos, desde la consultoría hasta la biotecnología. Planifican reuniones similares en el Centro de Graduados de la City University de Nueva York, que estableció su nueva Oficina de Planificación de Carrera y Desarrollo Profesional en febrero de 2013.

El problema es especialmente urgente en las humanidades. Para los Ph.D en las disciplinas “STEM” (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas), el sector privado ha sido durante mucho tiempo una opción viable. Pero aquellos que estudian, por ejemplo, literatura rusa o historia medieval tienen pocas alternativas. Se cuestiona la relevancia de sus estudios incluso dentro de la universidad, y fuera de ella, mucho más aún.

En agosto, el Scholarly Communication Institute publicó un informe titulado “Humanidades sin límites: Apoyo de Opciones Profesionales Más allá del Tenure-Track”. En ella, Katina Rogers, directora del proyecto, explica el concepto de trabajos alt-ac, o alternativas académicas. El término ha ganado aceptación generalizada y su propio hashtag en Twitter. La categoría incluye ocupaciones fuera del sector de la educación y puestos de trabajo en las universidades pero fuera del profesorado, como administrador o bibliotecario.

La Dra. Rogers sugiere que alt-ac es menos una cuestión de dónde se trabaja y más del cómo se trabaja: “Con la misma curiosidad intelectual que alimentó el deseo de ir a la universidad en el primer lugar, y aplicando el mismo tipo de habilidades, como la lectura pausada, la investigación histórica o argumentación escrita a las exigencias del puesto. En una entrevista, ella explica que el término ha traído energía positiva a las conversaciones a menudo sombrías sobre carreras alternativas. El ethos alt-ac sostiene que el trabajo no académico no es un plan alternativo para los fracasos, sino otra forma de ganar: Los Ph.D puede aportar sus habilidades de análisis y conocimientos avanzados a toda una gama de desafíos, en lugar de permanecer limitados a la vida universitaria.

Karen Shanton exploró los procesos cognitivos del inconsciente en de su doctorado en filosofía en la Universidad de Rutgers pero trabaja en la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales, una organización que proporciona análisis imparcial a los legisladores. Ella ganó el puesto a través de la organización American Council of Learned Societies. Su programa Public Fellows, creado en 2011, coloca a Ph.D en humanidades y ciencias sociales en el gobierno y organizaciones sin ánimo de lucro.

Si bien la perspectiva de alt-ac es relativamente optimista, algunos refugiados académicos desencantados abrazan lo que ellos llaman la identidad post- ac. El sitio web “Cómo salir de la Academia” publicó recientemente un manifiesto post-ac, definiendo la orientación como “la creencia de que el sistema actual es defectuoso, cruel e insostenible”. Según este punto de vista, los programas de Ph.D, con sus falsas promesas, atraen a los estudiantes para servir como mano de obra barata, primero como ayudantes de cátedra y después como profesores ayudantes mal pagados sin posibilidad de conseguir un puesto permanente.

Post–ac desanima a hacer un doctorado”, escriben los autores, Lauren Whitehead y Kathleen Miller, bajo los seudónimos Lauren Nervosa y Currer Bell. La Dra. Miller también escribió en el blog “Odio mi trabajo Post-Ac: ¿Qué sucede cuando no consigues el trabajo perfecto tras un Ph.D?”. Allí escribe: “¿Graduarse, dejar el mundo académico, mudarse a una nueva ciudad, empezar un nuevo trabajo y, a continuación, odiarlo?» Es difícil sentirse como una historia de éxito. Sin haber podido obtener un empleo académico después de completar su doctorado en literatura inglésa en 2012, la Dra. Miller se prepara para iniciar su propio negocio de life-coaching.

Un puñado de profesores en Stanford, sensible al potencial de explotación de los programas de doctorado, pero convencidos de su valor, están tratando de instigar un cambio significativo. El año pasado, seis de ellos escribieron “El futuro del Ph.D en Humanidades en Stanford”, un ensayo muy discutido que promueve un nuevo plan de estudio para preparar a los estudiantes de doctorado en las humanidades para “una amplia gama de carreras significativas, socialmente productivas y personalmente gratificantes dentro y fuera de la universidad”, así como reducir el tiempo que cuesta obtener el grado, que a menudo lleva cerca de una década.

Russell A. Berman, profesor de alemán y un autor principal del artículo siente la responsabilidad de reconocer que los doctorados deben ser títulos prácticos. “ La educación de postgrado es principalmente una empresa intelectual”, argumenta. “Pero la mayoría de los participantes están en una edad en la que también tienen que estar tomando decisiones profesionales. “ Y añade: “ El mercado de trabajo académico es tan débil que los departamentos no pueden ignorarlo.”

El Dr. Berman, sin embargo, no comparte la noción popular de que hay demasiados Ph.D “Creo que la educación doctoral es buena para personas apasionadas por el tema”, dice el Dr. Berman. “Creo que es bueno para la sociedad. Contribuyen en un gran variedad de formas”.

Los autores del artículo han pedido a Stanford que ofrezca fondos suplementarios a los departamentos que proporcionen preparación para opciones profesionales alternativas, y acorten el tiempo para obtener el título. Al mismo tiempo, se han creado nuevos programas para ayudar a vincular Ph.D en humanidades con puestos de trabajo en Silicon Valley y en institutos. La iniciativa está en marcha en otras universidades también. Colectivamente, podrían comenzar a generar un cambio.

Otra iniciativa, la Praxis Network, se enfoca en la aplicación de las humanidades a proyectos digitales, haciendo hincapié en habilidades como la colaboración, la tecnología y la gestión de proyectos. Por ejemplo, los estudiantes de humanidades en el Digital Fellows Program de la City University of New York Graduate Center, en su segundo año, se comprometen 15 horas a la semana a un proyecto digital. Un historiador ha completado un proyecto llamado “Diplomacia en Datos: Análisis de Archivos de Política Exterior del Departamento de Estado” Los participantes también diseñan páginas web y organizan talleres para otros estudiantes, todo lo cual está muy lejos de la experiencia tradicional de humanidades de estar sentado solo en una habitación con una pila de libros. “Realmente estamos pensando en ello como una especie de laboratorio para la remodelación de la formación doctoral y repensar el tipo de habilidades que le damos a nuestros estudiantes”, dijo Matthew K. Oro, un profesor de Inglés que dirige el programa.

Ethan Watrall, profesor de antropología de la Michigan State University, dirige la Iniciativa Informática del Patrimonio Cultural como parte de la red Praxis. “Trato de eliminar el estigma asociado no conseguir un puesto tenure-track”, comenta. “No importa. ¿A quién le importa? Si eres feliz y haces lo que quieres hacer, eso es magnifico, es todo lo que necesitas”. Él cree que la cultura ha comenzado a cambiar “sobretodo por la necesidad desesperada de que cambie.»

Sin embargo, explica, una transformación sólo es el comienzo. “El mundo académico es un barco grande y cuesta mucho cambiarlo de dirección.”

Fuente: The New York Times
Imagen de Flickr por Tassel

The following two tabs change content below.

Alvaro Ballarin

Álvaro es licenciado en Ciencias Económicas y Psicología Experimental por Macalester College, en Minneapolis, Estados Unidos. Actualmente trabaja en investigación económica en temas de educación para American Institutes for Research, en Washington, D.C..

About Author

Alvaro Ballarin

Alvaro Ballarin

Álvaro es licenciado en Ciencias Económicas y Psicología Experimental por Macalester College, en Minneapolis, Estados Unidos. Actualmente trabaja en investigación económica en temas de educación para American Institutes for Research, en Washington, D.C..

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

10 − 6 =


Síguenos en las Redes Sociales

Encuesta

¿En qué área de gustaría trabajar al finalizar el MBA?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies