club-mba.com

Blog

España y el largo camino del emprendedor

España y el largo camino del emprendedor
febrero 08
09:03 2014

En la actualidad parece haber un enorme apego a la palabra “emprendimiento”. En el día a día encontramos referencias a este concepto en boca de empresarios, directivos, políticos, medios… El ambiente que nos rodea parece extender esta idea entre los individuos, que experimentan un mayor interés por la innovación además de iniciativa y arrojo hacia nuevas oportunidades que les permitan triunfar en el mercado mediante el desarrollo de sus proyectos. Pero no todos los datos apuntan a que en España exista un incremento entre las empresas impulsadas por emprendedores; ¿a qué se debe esto?

El Global Entrepreneurship Monitor (GEM), el principal barómetro internacional sobre el emprendimiento, revela en el último informe sobre España, de 2012, que la tasa emprendedora no ha crecido en el año anterior, sino que ha sufrido un ligero descenso del 5,8% al 5,7% de la población adulta, sin embargo la denominada “intención emprendedora” ha aumentado considerablemente desde 2009, hasta situarse en el 12,05%. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), la creación de empresas lleva bajando año tras año desde que comenzó la crisis, con la sola excepción de 2011.

La idea de los medios

Sin embargo la proliferación mediática y la constante reducción de empleo ha influenciado enormemente a la población; de ahí que exista un aumento en la intención hacia prácticas emprendedoras en nuestro país. Hay que recordar que hace muy pocos años este tema apenas tenía eco en la sociedad española, de hecho es difícil encontrar artículos sobre emprendedores en las hemerotecas de hace tres años. Según incluyen los datos del GEM la tasa de personas que piensan que los medios están difundiendo historias de emprendimiento de éxito se ha disparado en 20 puntos porcentuales, del 44,6% al 63,7%.

La realidad de la crisis y la afluencia de emprendedores

“La falta de oportunidades lleva a mucha gente a pensar en el emprendimiento como una solución de autoempleo, por eso proliferan los autónomos y las microempresas”, dice Daniel Muñoz, responsable del área de emprendedores de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA). “Hay mucha gente que ha acabado grados o carreras de Económicas, Empresariales o Derecho que antes se habría incorporado a una empresa y ahora se hace consultor o asesor externo, también hay muchos despedidos en estas condiciones, una reconversión de asalariados en autónomos”.

Entre enero y julio del año 2013, 123.413 parados emplearon su prestación por desempleo para crear empresas, un nivel similar al del mismo periodo de 2012 (120.905), como medida de autoempleo. Según datos del Ministerio de Empleo la mayoría lo invirtieron para convertirse en autónomos y aproximadamente 5.000 para ser socios de cooperativas o de sociedades laborales. De las 332.299 empresas que se dieron de alta en 2012, el 76% nació sin asalariados (255.218) y el 20% (casi 69.000) tenían entre uno y cinco empleados, según el INE.

Las medidas estatales

Además parece haber una influencia de las instituciones y la opinión pública avalada por un mayor compromiso estatal mediante oportunidades que permitan desarrollar estos proyectos.

En el artículo “Nueva Ley de Emprendedores en España” podemos encontrar los cambios introducidos en la nueva Ley de apoyo a los emprendedores y su internacionalización aprobada el 19 de septiembre de 2013 y que según el Gobierno sirve para «Incentivar la cultura emprendedora y facilitar el inicio de actividades empresariales.”

Los cambios impulsados por el gobierno han supuesto una mejoría ante la dificultad que en épocas pasadas sufrían los emprendedores y la dificultad de iniciar nuevos proyectos. Sin embargo los expertos no coinciden en sus valoraciones ante estos cambios; pues mientras unos los consideran un gran avance, sobre todo ante las posibilidades de atraer emprendedores del extranjero, otros manifiestan su preocupación ante la necesidad de más medidas que contengan modificaciones mucho más profundas (manifiestan por ejemplo la escasa utilidad que finalmente tuvo la Ley de Economía Sostenible).

La burbuja del boom

Luisa Alemany, directora del Instituto de Emprendimiento de ESADE, señaló que “emprender no solo no estaba bien visto en España, hasta incluso mal visto, y hay un cambio de mentalidad al respecto. Eso no es un tópico, es una realidad y es positiva”. Sin embargo, advirtió “este boom conlleva el peligro que conlleva toda moda: que hay una parte de burbuja y que la gente se crea que emprender es fácil, que todo el mundo vale para ello y que este auge implica que todo proyecto va a salir bien”.

La gente puede acabar tomándoselo a broma, cuando emprender es muy difícil. Hay que estudiar mucho el modelo de negocio y hacer estudios de viabilidad”, añadió Alemany a su declaración.

Debido a la crisis y la dificultad de conseguir financiación privada, muchas personas emplean su propio dinero para financiar los proyectos (aunque por supuesto existen casos de todo tipo), pero innovar no es tan fácil y Alemany muestra sus reservas ante la posible efervescencia de personas que arriesguen sus recursos en un mercado en el que es difícil triunfar.

El sector de la inversión

A pesar de las medidas gubernamentales que tratan de fomentar estas iniciativas encontramos que la inversión privada o la concesión de créditos sigue dando muchos quebraderos de cabeza a muchos empresas y autónomos orientados a la innovación; pues no ofrecen posibilidades realistas ante el correcto desempeño de estas prácticas.

“Ahora se oye mucho sobre nuevas líneas de crédito para emprender negocios, y las hay, pero el verdadero problema no es ese primer crédito, sino el que viene después, porque es muy complicado que un negocio de dinero el primer año y necesita una línea abierta de 22.000 o 30.000 euros que se vaya renovando”, razona. Los proyectos se lanzan con menos dinero que antes: el capital típico invertido por un emprendedor para poner en marcha un negocio rondaba los 18.000 euros en 2012, frente a los 30.000 de 2011,

Ciertamente los proyectos en la actualidad se comienzan con menos liquidez que antes, el capital típico invertido por un emprendedor para poner en marcha un negocio rondaba los 18.000 euros en 2012, frente a los 30.000 de 2011. Según el informe GEM. “Las iniciativas son, por consiguiente, y en promedio, menos ambiciosas que las de los últimos años, salvo excepciones”.

Encontramos de nuevo una paradoja respecto a la situación de los emprendedores en España, pues aunque existen mayores facilidades para encontrar créditos que les permitan comenzar sus proyectos, persiste el problema de mantener la financiación de los mismos; requisito indispensable según la mayoría de los emprendedores que comparten que la gran parte de los proyectos acaban en fracaso y es necesario aprender de los errores que finalmente aportarán la experiencia que derivará (en ocasiones) en el triunfo de una iniciativa.

Uno de los problemas de las empresas españolas es su alto nivel de dependencia de la financiación bancaria, frente a otros países en los que pesan más las colocaciones de bonos o los inversores, por ejemplo los business angels, que mediante la aportación de dinero y la adopción del rol de mentores posibilitan otro modelo de financiación. Sin embargo no están tan arraigados en España como en los mercados anglosajones, aunque las últimas modificaciones incluidas en la ley de emprendedores intentan ponerle remedio con ciertos beneficios fiscales.

Lo bueno y lo malo

Román Ceballos , director del área laboral de KMPG abogados, muestra su descontento ante las iniciativas que España todavía arrastra en su esquema de concesiones de capital; que se limite la capitalización a menores de 30 años y la complejidad burocrática en materia administrativa son sus dos principales objeciones.

Según ellos lo idóneo sería avanzar hacia un modelo anglosajón en el que las empresas pueden ponerse a operar con una declaración jurada de que cumplen los requisitos y en el momento en que dichos juramentos no cumplan las normativas de los inspectores, se proceda a imponer una multa; esto ayudaría a agilizar los procesos para iniciar estas prácticas. Además recalcan que el grueso de empleo creado en España corresponde a empresas de menos de 20 trabajadores.

Otro ejemplo es de José Rubio, creador de @Educaspain, un portal para compartir asesoramiento, formación y ofertas de empleo para docentes que imparten clases en español. “No he recibido ningún apoyo, ayuda o subvención, he tenido que costear todos los gastos de mi bolsillo a pesar de que este proyecto nació para ayudar a los demás y apenas ha tenido ingresos” declaró Rubio.

También existen apoyos ante los cambios acontecidos, Mariluz Baldasano, fundadora de Plano Inclinado Arquitectos, que desde 2007 ha vivido todas las etapas de la crisis y sus consecuencias. “Estamos en pie por el vivero [situado en Carabanchel], pagamos 370 euros por la oficina, la mitad que antes, y el sitio es mejor, tienes más servicios y nos da mejor imagen. Además, estamos en contacto con más empresas, tenemos oportunidades de formación…”.

Los visados a extranjeros

Entre las nuevas medidas adoptadas por el Gobierno en materia de emprendedores encontramos un apartado dedicado a los visados a extranjeros. La dureza de la crisis ha afectado a la cantidad de dinero destinada a buscar nuevas incorporaciones que aporten proyectos en los campos de la innovación y el desarrollo.

José Antonio de Ros, director general de Eres Recolocation Services –consultora de gestión de expatriados–, atribuye a las medidas que incorpora la “ley de emprendedores” en materia de visados que “facilitan la contratación de ciudadanos extranjeros: trámites más sencillos, periodos de resolución más cortos, abaratamiento del proceso e inclusión de nuevos supuestos”. Además, “se pretende fomentar la inversión extranjera, ayudando a la creación nuevos proyectos que generen empleos locales y facilitando la atracción de talento extranjero”.

Marc Antoni Macía, cofundador de Palila, una micropyme dedicada a la elaboración artesanal de accesorios tecnológicos, piensa que “existe mucho talento fuera y gracias a estas leyes será posible atraerlo con más facilidad”. Alberto Escribano, creador de Optimiza Eventos, declaró: “En mi empresa el 30% es personal extranjero que a día de hoy es imprescindible en su puesto y que se ha afianzado de una manera estable”».

Macía también apuntó a la necesidad de cuidar a los jóvenes prometedores “Algunas iniciativas, como la realización de prácticas obligatorias o los recientes cambios simplificando los tipos de contratos son una muy buena forma de ayudar a la incorporación laboral de las nuevas generaciones y al mismo tiempo de apoyar a las pymes”.

Entre los más críticos ante esta nueva situación encontramos a Manuel Lencero, cofundador de UnLimited España –especializada en lanzar proyectos de emprendimiento social– critica que las siguientes medidas no paliarán la falta de cambios sustanciales en esta materia en los últimos 6 años “La falta de oportunidades y ayudas en nuestro país ha obligado a más de 600.000 jóvenes, bien formados y en muchos casos con grandes ideas, a abandonar su hogar y buscar fuera la oportunidad de hacer realidad sus sueños. Ellos habrían aportado soluciones concretas a muchos de los problemas sociales por los que atravesamos.”.

“Ocupamos los últimos lugares de Europa en facilidades para la creación de empresas así como beneficios fiscales y operativos. No creo que nadie vaya a lanzar aquí su negocio sólo para conseguir la residencia” declaró Daniel Brandi, artífice de Etece –web de servicios profesionales en materia de la vida cotidiana-.

Sin duda existen beneficiarios de las nuevas medidas adoptadas así como detractores que siguen sufriendo una difícil situación ante la realidad económica actual. A pesar de los avances en esta materia existen todavía muchos entresijos por solucionar, por ejemplo dos de cada tres jóvenes se declaran dispuestos a emprender, aunque sólo un 21% conoce las ayudas públicas para poner en marcha un proyecto emprendedor y apenas un 20% de los potenciales emprendedores creen firmemente que su idea triunfaría.

Solo el futuro dirá como se desarrollará esta situación y si la intención emprendedora permanecerá a este nivel en España cuando la crisis sea superada.

Fuentes: El País, Faro de Vigo, BOE, rtve.es, lainformación.com, elEconomista.es, Expansión.com

The following two tabs change content below.

Luis Gude

Luis Gude cursa un Grado en Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. Colabora en diferentes medios y plataformas entre los que destaca el magazine de humor Criaturas 2.0 de Inforadio.

About Author

Luis Gude

Luis Gude

Luis Gude cursa un Grado en Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. Colabora en diferentes medios y plataformas entre los que destaca el magazine de humor Criaturas 2.0 de Inforadio.

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

14 − 1 =


Síguenos en las Redes Sociales

FORO - Mensajes recientes

Encuesta

¿En qué área de gustaría trabajar al finalizar el MBA?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies