club-mba.com

Hacia un futuro prometedor (parte I): Etapa preuniversitaria

Hacia un futuro prometedor (parte I): Etapa preuniversitaria
diciembre 03
10:15 2013

Muchas personas acuden a Club-MBA en busca de orientación profesional a todos los niveles, desde gente que aún está cursando la carrera hasta gente que busca información de postgrados, etc. Para homogeneizar la información y que ésta esté al alcance de todo el mundo, vamos a inaugurar una serie de entradas cuyo objetivo es mostrar un punto de vista todo lo cercano posible a la ‘realidad de la demanda laboral de universitarios’.

La receta más importante es que no hay recetas. Cada caso es un mundo y nadie es igual que nadie. Sin embargo, sí que se pueden discernir cuatro etapas claras, la preuniversitaria, dos previas a la inserción laboral y una correspondiente a los primeros años de trabajo.

Hoy vamos hablar sobre la etapa preuniversitaria.

En esta etapa se toma una de las primeras grandes decisiones de esta vida: “¿Qué carrera estudio?”. La mayoría de las personas, con diecisiete o dieciocho años, no saben nada del mundo, pero hay algo peor, tampoco se conocen a sí mismos en profundidad, por lo que hay que informarse bien y seguir estos consejos:

Estudiar lo que a uno le guste

Es fundamental estudiar lo que a uno le gusta, y lo digo por experiencia propia. Estar cuatro, cinco o seis años, conviviendo día a día con algo que no es lo tuyo es una tarea que no todo el mundo es capaz de soportar, máxime cuando lo que queremos es aspirar al máximo nivel académico. ¿Cómo se averigua? Lo mejor es guiarse por las asignaturas de la carrera en su totalidad, ¡no sólo del primer curso! y sobre todo, hablar con profesionales que llevan muchos años trabajando y nos cuenten qué hacen cada día. Por ejemplo, un médico no sólo cura gente, un médico tiene que seguir estudiando mucho a lo largo de toda su vida, tiene que llevarse muchos malos tragos a casa, etc. y éso es también parte de la profesión.

Ante la indecisión, estudiar aquello que tenga más salidas e inserción laboral

Para ello, hay que informarse bien, e informarse bien no es sólo preguntar a los padres o amigos; es leer, buscar en Internet, mirar ofertas de trabajo, etc. Por ejemplo, cuando yo empecé la carrera, los matemáticos tenían fama de tener escasa inserción laboral, para sorpresa mía años después, cuando comprobé que era una de las carreras más demandadas. Además, hay que huir de los ‘ciclos’, por ejemplo, a día de hoy no se construye casi nada, pero eso no implica, que a la larga, el negocio de la arquitectura vaya a estar muerto.

Elegir una universidad de prestigio

Una universidad de prestigio es aquella que se conoce ampliamente y a cuyos alumnos las empresas no dudan en tener muy en cuenta en sus procesos de selección. ¿Parece tonto verdad? Pues no lo es. Por ejemplo, recuerdo que cuando estaba en segundo de bachiller vinieron a darme una charla de una Escuela de Ingenieros de la Universidad de La Rioja en la que nos comentaban el amplio reconocimiento de sus titulaciones: la realidad es que posteriormente me he ido informando, y no la conocía nadie, ni en España, ni fuera de ella. Sin embargo, apuesto a que todo el mundo ha oído hablar de Harvard o Cambridge. Evidentemente, no todo el mundo tiene las posibilidades económicas de movilidad, personales, etc., que son necesarias para tal inversión, sin embargo, dentro de nuestras opciones, hay que elegir una universidad de prestigio reconocido.

A aquellas personas que tengan la suerte de tener unos recursos más generosos, les recomiendo que estudien la posibilidad de hacer la carrera en el extranjero. ¡Hay universidades extranjeras más baratas de mayor reconocimiento que las españolas!

Ir con actitud, motivación y respeto, pero no miedo

Finalmente, además de la capacidad intelectual y de trabajo de cada uno, aquello que posiblemente va a marcar más nuestra trayectoria académica en la universidad es la actitud. Hay que ir con ganas de trabajar, aprender y crecer intelectualmente. También hay tiempo para pasarlo bien, pero os garantizo que cuando estás buscando tu primer trabajo te acuerdas de ese 6,5 que no se transformó en un siete por haber ido a una fiesta, y por tanto, tu media no subió. El que algo quiere algo le cuesta.

En resumen, si uno quiere llegar alto, tiene que apretar desde el primer momento, y para maximizar nuestras opciones tendremos, además, que acertar en el objetivo de nuestro disparo.

No os perdáis todos los artículos de esta serie: Hacia un futuro prometedor.

The following two tabs change content below.

Ángel E. Mayoral Hernández

1 Comment

  1. Lluis
    Lluis diciembre 03, 21:18

    muy buen articulo

    Reply to this comment

Write a Comment

*


Síguenos en las Redes Sociales

FORO - Mensajes recientes

COMPRA ONLINE NUESTROS PRODUCTOS

Encuesta

¿En qué área de gustaría trabajar al finalizar el MBA?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies