club-mba.com

El nuevo modelo económico nórdico: capitalismo y Estado social

El nuevo modelo económico nórdico: capitalismo y Estado social
febrero 13
06:31 2013

Nordic countriesA pesar de la crisis que azota a Europa y Estados Unidos, los cuatro principales países nórdicos –Suecia, Dinamarca, Noruega y Finlandia- están disfrutando de un momento dorado. Y es que, tal y como expone el semanal The Economist, estos cuatro países han logrado implantar un sistema que supera la rigidez económica del sur de Europa y la desigualdad de Estados Unidos. Como muestra del buen momento que viven, cabe mencionar que Suecia es el mayor inversor en I+D de la UE, capítulo al que dedica un 3,6% del PIB (el triple que España), es el segundo país por número de patentes registradas por habitante. Destaca entre los principales inversores en educación del mundo. Anhela y fomenta el desarrollo de empresas competitivas y exportadoras.

Todos estos países sufrieron en los años 90 una crisis de deuda muy similar a la que hoy padecen varios países de la UE. No obstante, fueron capaces de gestionar esta crisis con inteligencia, se centraron  en reformar el sector público, haciendo el Estado mucho más eficiente.

Desde los años 70, los países nórdicos fueron países de impuestos y gasto público, que llegó a alcanzar el 67% de su PIB, como fue el caso de Suecia en 1993. No obstante, esta fórmula de Estado sobredimensionado acabó pasando factura a nivel macroeconómico: Suecia pasó de ser la cuarta economía del planeta en 1970 a la 14ª en 1993.

Tras la mencionada crisis financiera de comienzos de la década de 1990, se dio marcha atrás a diversas parcelas del modelo intervencionista sueco, y se llevaron a cabo importantes reformas liberalizadoras (en sectores clave del Estado de Bienestar como la educación o las pensiones) y de desregulación de los mercados (como el energético o las telecomunicaciones). Además, se ha reducido el gasto público y los impuestos de forma notable. Así por ejemplo, Suecia ha reformado su sistema de pensiones y su déficit presupuestario alcanza el 0,3% del PIB (el de Reino Unido es del 6,41%). El gasto público en Suecia ha bajado 18 puntos de su PIB, siendo ya menor que Francia. La tasa del Impuesto sobre Sociedades es del 22%, mucho menor que la de los Estados Unidos y España.

Fuente: The Economist

Fuente: The Economist

En relación a los servicios públicos, Dinamarca y Noruega han abogado por la gestión privada de hospitales públicos. Suecia tiene un sistema universal de cheques escolares, en el que escuelas privadas compiten con escuelas públicas. Además, la transparencia es parte fundamental del sistema, el desempeño de todas las escuelas y hospitales es medido con detalle. Y como muestra de transparencia, Suecia proporciona acceso a todo el mundo a los archivos oficiales.

Aunque lo parezca, estos países no han dado un giro completo a la derecha, sino que más bien están demostrando que es posible compatibilizar un capitalismo competitivo con un Estado social.  Por un lado, el Estado emplea el 30% de la población activa, frente a la media del 15% en los países de la OCDE, y se han tomado medidas para flexibilizar el mercado laboral, sin descuidar la protección al trabajador. Por ejemplo, Dinamarca tiene un sistema de “flexiseguridad” que convierte en realmente sencillo a los empleadores el despedir a gente, pero este mismo sistema provee de apoyo y cursos de reciclaje para los desempleados..

Y aunque en el buen camino, el modelo de los países nórdicos no es perfecto. El gasto público sigue siendo elevado, y muchos emprendedores siguen optando por emigrar: Londres está lleno de jóvenes provenientes de Suecia. Además la población que no contribuye pero recibe prestaciones sigue representando una gran carga para el Estado.

La lección principal que aprender de todo esto no es ideológica sino práctica. En estos países el Estado es popular no porque sea grande sino porque funciona. Un sueco paga impuestos más felizmente que un español porque a cambio sus hijos van a escuelas decentes y el sistema sanitario gratuito es eficiente.  Es necesario eliminar la corrupción y  abandonar el viejo discurso de la izquierda y la derecha, para coger las buenas ideas que se encuentran a lo largo del espectro político.

Fuente: The Economist


The following two tabs change content below.

Salvador Llaudes

Salvador Llaudes, licenciado en Historia Contemporánea por la Universidad Complutense de Madrid, Máster en Democracia y Gobierno por la Universidad Autónoma de Madrid y Máster en Diplomacia y Relaciones Internacionales por la Escuela Diplomática. Es co-fundador de la web WithTheVoices, especializada en Unión Europea, Relaciones Internacionales e Historia. Actualmente trabaja como Ayudante de Investigación en el Real Instituto Elcano.

1 Comment

  1. Gipinze
    Gipinze marzo 13, 02:55

    Hola, me gustaria poder saber mas sobre el modelo economico escandinavo y como este se podria aplicar en el modelo latinoamericano (especificamente al Peru) estoy buscando informacion para mi tesis pero no encuentro la suficiente para buscar un buen argumento y consolidar la idea.

    Gracias

    Reply to this comment

Write a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


Síguenos en las Redes Sociales

COMPRA ONLINE NUESTROS PRODUCTOS

Encuesta

¿En qué área de gustaría trabajar al finalizar el MBA?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies