club-mba.com

De J.K Rowling a Howard Schultz, vidas que inspiran

De J.K Rowling a Howard Schultz, vidas que inspiran
junio 19
12:17 2017

De las aulas de las universidades salen cada año millones de alumnos. De entre ellos, solo un porcentaje muy pequeño conseguirá alzarse con el éxito más absoluto en su campo de investigación o trabajo. Tanto es así que hay quien aprovecha su paso por los estudios superiores para poner en práctica los conocimientos adquiridos en nuevos objetivos, alejados totalmente de la formación recibida. Un claro ejemplo lo encontramos en el equipo de blackjack del MIT, estudiantes y ex-estudiantes que se valían de sus habilidades matemáticas y del conteo de cartas creado por Edward O. Thorp para ganar grandes sumas de dinero.

Sin embargo, no todos los triunfadores salen de las aulas, o al menos no triunfan nada más salir de ellas sino que provenientes de un ambiente humilde consiguieron alcanzar su meta con mucho esfuerzo y perseverancia. Uno de los ejemplos más claros e inspiradores es el de la escritora británica J.K. Rowling. La creadora de la saga  literaria de Harry Potter, que ha alcanzado un éxito mundial inigualable, proviene de un ambiente humilde y ha sido alabada y envidiada por haber pasado de pobre a multimillonaria en apenas 5 años. La escritora fue rechazada en Oxford y terminó matriculándose en filología francesa y clásica en Exeter, lo que le abrió las puertas a trabajar en Amnistía Internacional, lugar en donde comenzó a escribir pequeños relatos en sus tiempos muertos. El amor la llevó a Oporto pero tras una relación de lo más nociva Rowling se vio obligada a regresar a Edimburgo y es aquí donde comienza su extraordinario periplo. La escritora no tenía trabajo ni dinero y vivió durante un largo periodo de tiempo de las ayudas sociales del país. Después de vivir estos apuros económicos, que la obligaron a vivir con una amiga ante la imposibilidad de mantenerse por sí misma, la escritora ha llegado a decir que aquellos que afirman que el dinero no importa es porque lo tienen. Curiosamente, fue en esta dura época de su vida cuando creó el personaje de Harry Potter y todo su universo mágico. Lo escribía en cafés y su primer manuscrito fue redactado a mano porque no tenía dinero para fotocopias. Muchas editoriales lo rechazaron pero Bloomsbury le dio una oportunidad a Harry Potter y la piedra filosofal. Lo  que vino después es conocido por todos.

De la literatura pasamos a la tecnología, un sector que sin duda se caracteriza por contar con grandes emprendedores que apostaron sus pocos recursos para conseguir aquello con lo que soñaban. Bill Gates, Steve Jobs o Mark Zuckerberg son los casos más conocidos pero hay más, muchos más. Uno de los más llamativos es el de uno de los creadores de WhatsApp, Jan Koum. Este ucraniano de 41 años pasó sus primeros años de vida de manera muy precaria. De hecho, su situación económica era tan mala que, junto a los suyos, se vio obligado a emigrar a los Estados Unidos en busca de un futuro mejor. Uno de sus primeros empleos fue limpiar suelos y parte de su alimentación venía de unos cupones que canjeaba en un local social. A los 18 años comenzó a estudiar programación por manuales de segunda mano y a partir de ahí comenzó a labrarse su meteórico éxito. Así fue como entró en la universidad de San José aunque nunca llegó a terminar sus estudios, ya que Yahoo se interpuso en su camino con una oferta que el ucraniano no pudo rechazar. Tras 10 años en la compañía, Koum abandonó Yahoo y se embarcó en un año sabático junto a Brian Acton, el otro fundador de WhatsApp. A su vuelta, Koum no tenía trabajo, así que decidió presentarse a una oferta para Facebook para la que fue rechazado. Lejos de hundirse decidió poner en marcha su propia compañía, y así es como nació WhatsApp que, paradójicamente, sería comprada por Facebook por la friolera cifra de 21.800 millones de dólares. Hay quien lo describe como el ejemplo práctico de lo que es el karma.

Howard Schultz es un nombre desconocido para muchos, pero detrás de él se esconde una de las compañías con más éxito a nivel mundial: Starbucks. Schultz nació en Brooklyn y durante sus primeros años vivió en sus propias carnes la falta de dinero constante en casa. Gracias a una beca deportiva pudo asistir a la Universidad, aunque finalmente decidió que no quería seguir jugando al fútbol, por lo que tuvo que optar por diferentes empleos para poder pagar las matrículas. Finalizada su carrera, comenzó a trabajar en Xerox y más tarde en Hammarplast, gracias a la cual entró en contacto con la, por aquel entonces, pequeña empresa Starbucks. A pesar de su buena relación con los socios, Schultz no fue capaz de convencerlos para poner en práctica una serie de nuevas medidas a nivel de marketing y publicidad. Esto fue lo que lo motivó a crear su propia empresa, Il Giornale, no sin antes pelear mucho para conseguir la financiación necesaria. El éxito de su nueva compañía fue tal que en 1987 Schultz compró Starbucks por casi 4 millones de dólares. Desde entonces la empresa ha ido en un aumento y hoy día está presente en más de 65 países.

Coco Chanel, Leonardo DiCaprio o Eva Longoria son otros de los ejemplos que confirman que el origen de uno no determina su futuro. El éxito está al alcance de todos, tan solo debemos tener paciencia, esfuerzo y una gran voluntad de trabajo. El resto vendrá solo.

Fuentes: Wikipedia

The following two tabs change content below.

Redaccion

Equipo de redacción de club-mba. Más información aquí.

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

*


Síguenos en las Redes Sociales

COMPRA ONLINE NUESTROS PRODUCTOS

Encuesta

¿En qué área de gustaría trabajar al finalizar el MBA?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies