club-mba.com

¿Acepto o rechazo esa oferta laboral?

¿Acepto o rechazo esa oferta laboral?
Marzo 07
10:29 2016

En general, la gente suele emocionarse cuando reciben una oferta de trabajo. Es por eso que es fácil dejarse llevar y aceptar lo primero que nos llega.

“Es normal preocuparse porque pensamos que otra oportunidad así no se nos dará en algún tiempo”, dice Michael Kerr, un speaker internacional de negocios y autor de “You Can’t Be Serious! Putting Humour to Work”.  “También es halagador que se nos ofrezca cualquier oportunidad (en este caso laboral) y por eso la tendencia inmediata, especialmente si has pasado por el molesto momento de la entrevista, es decir que sí”.

Sin embargo, es muy importante que, llegados a este punto, demos un paso atrás e intentemos buscar señales de advertencia antes de aceptar cualquier oferta de trabajo.

“Decir ‘sí’ demasiado pronto podría terminar cerrando otras puertas potencialmente mejores, generando posteriores remordimientos, la horrible sensación de que haber tomado un camino que realmente no era bueno para ti”. Dice Kerr.

Según este speaker internacional, “Haciendo caso omiso de las posibles señales de alerta de que este nuevo trabajo no es una opción para ti, puede llevarte a sufrir situaciones de estrés a largo plazo, noches sin dormir y a una ansiedad profunda. Puede dar lugar a que te sientas atrapado/a en una situación en la que te sientas obligado/a a permanecer en el mismo puesto de trabajo o como si fuera muy difícil dar marcha atrás”.

Por eso, Kerr comparte algunas de las pistas más significativas que podrían estar pidiéndonos a gritos que no aceptemos esa oferta de trabajo:

1# Tienes un mal presentimiento

Ésta es, digamos, una de las más importantes. ¿Quién no ha tenido alguna vez una mala palpitación? Sea porque ves algo raro en el entrevistador, o porque simplemente has notado pequeños detalles que no te gustan.

Haz caso de lo que te dicen tus intestinos. Si tu voz interior te está enviando mensajes mezclados u ofrece resistencia, simplemente intenta ser consciente de ello. Que por algo es.

2# Te meten prisa para que tomes una decisión

Si te sientes como si te estuvieran convenciendo con mucha insistencia para que aceptes el trabajo o presionado/a, intenta ser cauto/a, porque seguramente haya gato encerrado. Debe haber razones de peso por las que tu entrevistador y toda su empresa quieran acelerar todo el proceso, pero también debe haber una bandera roja que te advierta de que te estás metiendo en terreno inesperado.

3# El puesto de trabajo ha estado sin cubrir largo tiempo

Si te das cuenta de que en ese puesto lleva mucho tiempo sin haber nadie, entonces (y con mucha probabilidad) es que algo raro está ocurriendo. Podría ser, cierto es, que la empresa es demasiado exigente y selectiva con su personal; pero también podría significar que otros candidatos al puesto se han dado cuenta de algo en lo que tú todavía no has caído.

4# El puesto ha sufrido una amplia rotación de personal

Si, de alguna manera, te enteras de que por ese puesto de trabajo han pasado muchos empleados cuya duración en él tampoco es que haya sido muy larga (por ese puesto de trabajo o por la compañía en general), seguramente exista una razón evidente y posiblemente ésta no sea del todo positiva.

5# El entrevistador se queja demasiado

Si la persona que te entrevista (que en muchas ocasiones resulta ser quien va a contratarte) se muestra durante la misma como un auténtico llorón (o hace bromas acerca de lo mal que va la compañía, o lo vagos que son algunos de sus empleados) aquí es donde deberías reconsiderar tu decisión de aceptar o no el trabajo.

6# El contrato dice otra cosa

En ocasiones, esta señal es complicada, pues en muchas empresas te dan a firmar el contrato cuando ya llevas unos días con ellos.

Sin embargo, si al recibirlo vemos que muchas de las cosas que constan en el contrato (día de inicio, vacaciones, salario y otros beneficios) difieren de lo que hablamos o negociamos en la entrevista, ésta puede ser la señal perfecta de que no puedes confiar en que cumplirán el resto de sus promesas.

7# El tono de la otra persona cambia después de hacer la oferta

Las personas que van a contratarte pueden llegar a ser excesivamente agradables durante el proceso de selección  y las entrevistas, pero te das cuenta de que no es más que una fachada y de que poco a poco ha ido cambiando su forma de tratarte.

Es en este momento en el que debes replantearte tus opciones de entrar a trabajar en esa empresa.

8# Nadie contesta a tus preguntas

Si no consigues que alguien responda tus preguntas acerca del nuevo puesto de trabajo en un tiempo más o menos razonable o sientes que estas personas están evadiendo las respuestas relacionadas más directamente con la información clave del empleo, definitivamente debes reconsiderar si ese trabajo es el mejor para ti.

9# Tus amigos y tu familia no acaban de apoyarte

Esto suele ocurrir cuando no se fían de lo que les cuentas acerca de la empresa. La gente que te rodea siempre va a querer lo mejor para ti y, desde luego, pueden llegar a ser más objetivos que tú mismo/a a la hora de aconsejarte qué puesto de trabajo elegir acorde con tu personalidad, formación y experiencia.

Una actitud negativa o ligeramente preocupada por tu parte al hablar de esta oferta de trabajo encenderá las alarmas de los que  más te quieren y, de manera instantánea, te desaconsejarán aceptar esta propuesta.

10# Los empleados parecen infelices, cansados y/o aburridos

En muchas ocasiones, cuando vamos a una entrevista de trabajo, coincidimos con personas que ya trabajan en esa empresa. ¿Sueles fijarte en estos empleados? ¿Te das cuenta de que están metidos en Facebook o utilizando sus Smartphones? ¿Parecen exhaustos? ¿Sonríen? Todas estas señales te dirán mucho acerca de la cultura y el entorno de la empresa.

11# El salario es la parte más atractiva del puesto de trabajo

No puedes aceptar una propuesta laboral solo porque el sueldo es alto, pues existen más aspectos que debes analizar. Es normal emocionarse cuando vemos un sueldo alto, especialmente si le da mil vueltas a lo que estamos cobrando actualmente.

Sin embargo, si el dinero es lo único que llama la atención de esa oferta laboral, esta señal puede darte una pista de que, quizás, las razones por las que aceptarías el empleo no son las adecuadas.

12# La otra persona parece desesperada

La persona que te está entrevistando, ¿está haciéndote promesas demasiado buenas para ser ciertas? ¿Notas que intenta sobre-venderte la compañía o el puesto de trabajo? Si es así, deberías preguntarle (y preguntarte) por qué.

Fuente: 12 Signs you shouldn’t Accept that Job Offer

Foto: Unsplash.com

The following two tabs change content below.

Lorena González

Lorena González está Licenciada en Periodismo (URJC, Fuenlabrada) y Postgraduada en Artes de la Comunicación Corporativa (CEU San Pablo, Madrid). Actualmente es consultora de Posicionamiento SEO y redactora de contenidos por cuenta propia.

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

*


Síguenos en las Redes Sociales

COMPRA ONLINE NUESTROS PRODUCTOS

Encuesta

¿En qué área de gustaría trabajar al finalizar el MBA?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR